Cómo Hacerte Hacer Ejercicio Todos Los Días

Cómo Hacerte Hacer Ejercicio Todos Los Días

Toma, aquí tienes un polvo mágico y brillante que puedes esparcir sobre ti mismo y sentirte al instante lleno de energía y ansioso por levantarte y trabajar, trabajar como si no hubiera un mañana. O bien, aquí hay una píldora mágica que te da comezón hasta que te la quitas corriendo de aquí para allá como el conejito de Energizer. Y si estos dos no funcionaron, tendrás que ir por la última solución posible... animarse a hacer lo necesario y resistir el proceso.

 

Hazlo, no porque alguien en Internet te haya dicho que tienes que hacerlo, sino porque es lo correcto, lo saludable. La motivación no es algo extraordinario que algunas personas simplemente poseen, es algo que cultivas y promueves en ti mismo todos los días. A nadie le gusta el dolor, el cansancio, el infierno, incluso una pequeña molestia de cualquier tipo. Y, seamos realistas, es muy cómodo sentarse frente a la pantalla contando las horas antes de la próxima comida... pero ¿sabes quién más tiene ese tipo de estilo de vida? Los Hámsteres. Y tienen una rueda para correr que usan.



El cuerpo humano está diseñado para funcionar: está en su mejor momento cuando funciona y es más feliz cuando se ejercita. Tu mente te dirá cien veces que no lo quieres y luego que realmente no lo necesitas. Tu propia cabeza está tratando de arruinarte, sí. Lo que pasa con el ejercicio es que muy pocas personas están demasiado entusiasmadas con él el 100% del tiempo. Es imposible mantenerse en modo de lucha todos los días, especialmente cuando ya sientes dolor por la sesión anterior. El hecho es que tu sabes qué es lo correcto. Sabes que mejorará tu calidad de vida: que te sentirás mejor y más satisfecho contigo mismo a la vez que podrás apreciar mucho, MUCHO más el resto.



A veces, todo lo que necesitas hacer es ponerte a hacerlo. Eso es todo. No necesitas estar listo, las condiciones no tienen que ser ideales (nunca lo son), y el equipo es realmente opcional siempre que tengas una camiseta y un par de pantalones cortos. Ponte a hacerlo y sigue los movimientos, incluso si tienes que contar los minutos hasta que termines. El entusiasmo y la emoción por lo que estás haciendo a veces surgen durante el proceso, como el apetito que surge durante una comida. Aparécete y haz lo que puedas al ritmo que puedas, pero hazlo.



Es normal sentir que no te gusta, que no estás en forma, que todo está simplemente mal. Sin embargo, sigues los movimientos, uno tras otro. Estás ahí, ¿qué más vas a hacer, derrumbarte y llorar? También tienes esa opción, pero ¿cuál es el punto? Preséntate y hazlo y pensarás en cómo te duele más tarde, es decir, si no te sientes abrumada por tu propia genialidad y todo eso. En el momento en que termina, en el momento en que termina todo lo que sientes es orgullo... y tal vez un poco de dolor aquí y allá, pero está bien. Sabes que está bien porque lo hiciste.



Estar motivado es genial, emocionante, ¡fantástico! Sin embargo, es insostenible. Por lo tanto, apégate a "simplemente aparecerte". No te perderías una comida, ¿verdad? Bueno, necesitas mover tu cuerpo tanto como necesitas comida. Sin él, tu cuerpo comenzará a descomponerse lentamente y tu calidad de vida eventualmente disminuirá. Como una puerta chirriante que en realidad no notas hasta que la arreglas un día...y solo una vez que te encoges sin razón mientras abres esa puerta que ya no hace ruido te das cuenta de cuánto te estaba molestando antes. Es lo mismo con el entrenamiento, solo una vez que te involucras en él te das cuenta de cuánto lo deseaba tu cuerpo, cuánto realmente necesitabas que fuera parte de tu rutina diaria.


Y sí, ser perezoso es natural, que te moleste el clima y los dolores y molestias corporales que ya experimentas también es muy normal. Sin embargo, no es mucho pedirte a ti mismo ir y participar, ¿verdad? Simplemente sigue los movimientos y ve hasta dónde te lleva. Y luego, hazlo de nuevo al día siguiente también. Incluso puedes decirte a ti mismo que no lo volverás a hacer nunca más solo para engañar a tu cerebro para que deje de quejarse... siempre y cuando sea una mentira.


Aparécete. Haz algo. Haz cualquier cosa. Y mira hasta dónde te lleva.


Skinny Coffee SuperBoost 

quiere estar ahí

y acompañarte a ejercitar de manera más fácil.

¡¡HAZ CLICK AHORA Y

OBTÉN RESULTADOS!!

 

¿QUIERES LEER MÁS SOBRE FITNESS?

¡Puedes Unirte a la Comunidad de Skinny Coffee y enterarte los beneficios de nuestro Skinny Coffee, entrenamientos, rutinas y más.

 

¡Únete a la conversación!

¡Me encantaría escuchar tus pensamientos y experiencias! Deja un comentario abajo y cuéntanos qué haces tu para que entrenar te sea más fácil. ¡Estoy ansiosa por leerte!

 

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.